Cancer Central

 

[English]

Testimonios

 
Higado Cancer (Japón)
Higado Cancer (Japón)
Higado Cancer (Gunma)
Higado Cancer (Byogo)
Higado Cancer (Kanagawa)
Higado Cancer (Kanagawa)
Higado Cancer (Hiroshima)
Higado Cancer (Tailandia)
Higado Cancer (Tailandia)
Higado Cancer (Miyagi)
Higado Cancer (Siadama)
Higado Cancer (Tokio)
Higado Cancer (Kanagawa)
Higado Cancer (Byogo)
Higado Cancer (Hong Kong)
Higado Cancer (Hong Kong)
Higado Cancer (Taiwan)
Higado Cancer (Taiwan)
Higado Cancer (Taiwan)
Higado Cancer (Nueva York, EE.UU.)
Higado Cancer (Hong Kong)
Higado Cancer (Seattle, WA EE.UU.)

 

 

Sentir la belleza de la vida
Taipei, Taiwán, Jun Wan, 58 años

 

Una vez estuve cansada de la vida debido a los violentos efectos secundarios

Durante los últimos 12 años, el cáncer me atacó tres veces; cáncer de mama y cáncer de útero primero y hace dos años cáncer de hígado. El sufrimiento físico, además de un gran terror, formaban parte de mi día a día y me hacían sentir que mi vida sería corta.

¿En qué medida las técnicas de examen más avanzadas, las operaciones y los tratamientos químicos de la medicina moderna podían controlar mi enfermedad? Algunas veces los efectos secundarios eran tan insoportables que ni siquiera deseaba alargar mi existencia. Un amigo de mi padre, médico de medicina tradicional china, me enseñó a combinar la medicina occidental con la tradicional china con el fin de obtener los mejores resultados en la lucha contra el cáncer. Con la ayuda de mi padre y del médico empecé a someterme a los tratamientos propios de la medicina tradicional china, que contaba con un medicamento anticancerígeno llamado “líquido Tian Xian” que había sido desarrollado utilizando la tecnología moderna.

El líquido Tian Xian no sólo me liberó del sufrimiento causado por los efectos secundarios de la medicina occidental como los vómitos, la dificultad de tragar y la pérdida de cabello. Además, iba recuperando la fuerza gradualmente, lo que me hizo tener esperanzas en una vida larga. Tanto el médico que llevaba el caso como mis amigos estaban muy sorprendidos de mi robusta apariencia. Realmente el líquido Tian Xian me ayudó a desafiar el cáncer.

De todas formas, me gustaría dar las gracias a los médicos y a las enfermeras que hicieron todo lo que pudieron para salvarme. Gracias a su apoyo puedo volver a ver la luz en la oscuridad y retomar mi pasión por la escritura.

Cuando recuerdo mi batalla contra el cáncer, me siento como una campesina cortando hierba en medio de una fuerte tormenta de viento a la que hago frente valientemente; sin retroceder nunca ante las adversidades y creciendo robustamente al calor del sol. La vida para mí no sólo es importante sino también más bella.

Ahora, no vivo únicamente para la supervivencia. Me gustaría animar a todos los pacientes a enfrentarse a las dificultades con alegría.

 

 


Copyright 2003. Green & Gold International Exports